La política empieza donde terminan las elecciones

columna9

Nada es más fácil para justificar la inacción política que un periodo electoral. Nada más contradictorio. La supuesta cúspide de la democracia, donde el pueblo elige a sus gobernantes por medio del voto, es la que termina por dar más flojera.

Lo terrible de todo esto es que el racionamiento con el que la gente concluye que no votará es por lo que ve o no vio en las campañas y en esa cosa que insisten en llamar debate.

Reducir lo político, o la endiosada “participación ciudadana”, a un periodo electoral, es precisamente lo que hace que no nos interese ni lo político ni lo electoral.

Afortunadamente nos tocó atestiguar la campaña de Wikipolítica Jalisco y su candidato independiente Pedro Kumamoto. El mote “independiente” seduce, como también seduce la construcción de lo público en la deliberación y discusiones abiertas: de llegar a acuerdos mediante la neurona y no por el lonche. Lo anterior logra que gente que no le entra a la movilización política por culpa de la forma en que la tele y la prensa pintan a la izquierda o a la derecha o a cualquier tipo de manifestación, termina por entrarle con entusiasmo. Ellos mismos han dicho que las elecciones son sólo el comienzo. La política empieza donde terminan las elecciones.

Este 7 de junio vota, abstente o anula. Pero al día siguiente no te abstengas ni te anules de organizarte y buscar otras formas de incidir en las decisiones que moldean la forma en que vivimos.

La versión de video de esta columna pueden checarla en https://www.periscope.tv/w/V1BTbDM4ODU5NzV8MTc2NzQ4MjB5DBlzI3zd7z0xQbkYL0V613DllD4jC5lrJPsUDRtNgA==

Artículos relacionados:

Las semillas del ermitaño
Siglo XX.1 FM: 1970-1980
Reconsideren quedarse callados


Deja un comentario