Podcasts: la radio para llevar que pocos piden (Parte II)

ciudadbestia13enero
Repasando lo que vimos la columna anterior: un podcast es un archivo de audio que se puede descargar de manera periódica a una computadora o a un smartphone mediante una suscripción. Como cuando grababas tus programas de radio en casettes y los escuchabas a la hora que quisieras.

El tema de esta semana: consumo. En 2012, la encuesta que hace la AMIPCI sobre consumo de internet, reportó que 13% de internautas mexicanos escuchaban podcasts. Para 2015, la cifra bajó dramáticamente a 7%. Totalmente distinto a lo que pasó en Estados Unidos, donde el consumo ha aumentado de manera sostenida. En 2006, según Edison Research, 11% de los estadounidenses habían escuchado un podcast alguna vez, mientras que para 2015, la cifra aumentó a 33%

¿Qué dejaron de hacer las radiodifusoras, los portales de internet, las marcas, las instituciones y los medios en general para que el público dejara de escuchar podcasts?

Estamos hablando de casi la mitad de un sector de la población conectada en México que migró hacia otras plataformas de información y entretenimiento.

¿Mi primera hipótesis? Que el concepto “podcast” está dado por hecho principalmente por las radiodifusoras que deberían de considerarlo como un aliado importantísimo. Pero no: a lo mucho, un simple archivero de cintas testigo cortadas y catalogadas por fecha. Abundaré en esto de las odiosas comparaciones la próxima semana.

Artículos relacionados:

Mándame verbos, con Álex Grijelmo, Élmer Mendoza y Juan Cruz en la FIL
Obsesión por lo mundano: La marrana negra de la literatura rosa
Oficios en extinción: el escribano


Deja un comentario