Podcast: la radio para llevar que pocos piden (parte VI y final)

ciudadbestia10febrero

Nota: si quieres seguir la secuencia de estas columnas, estos son los links:

Parte I
Parte II
Parte III
Parte IV
Parte V

La semana pasada hablaba de cómo el podcasting en español en su mayoría está atorado -salvo algunas excepciones- en replicar fórmulas de la radio tradicional que ofrece como principal atractivo el estrellato y el protagonismo, dejando de lado una de las funciones más básicas de la palabra hablada: contar historias.

Lo cual es curioso. Los lectores de más de 20 años de edad habrán escuchado alguna vez a sus padres recordar, con cierto dejo de nostalgia, las radionovelas que solían escucharse: Kalimán, Chucho el roto, El monje loco y Las aventuras de Carlos Lacroix, por decir algunas.

Llegó la televisión y hacia allá se fueron los géneros narrativos de ficción y no ficción. Luego, en internet, estos géneros se diversificaron y remezclaron. Todo eso mientras la radio quedaba huérfana (actualmente sólo escuchamos esfuerzos aislados de radiodifusoras del Estado o universitarias).

Lo más interesante de todo esto es que, a lo mejor, la radio comercial goza de cabal salud y nomás no quieren decirlo. Quizás la ordeña dure para rato -sobre todo en las estaciones de ranchera y popular-, quizás las marcas gigantescas todavía crean en la radio para anunciarse. Quizás las instituciones del Estado sigan gastando mucho en publicidad radiofónica para hacer campañas de verdadero impacto social y no de aplausómetro para los gobernantes en turno. Quizás la cosecha en pauta publicitaria está tan jugosa, los productores, reporteros y locutores tan bien pagados y los contenidos tan sublimes, que igual y sería mejor que todo se quede como está.

Y por ese motivo, y todos los expuestos en esta serie, el podcasting sea la radio para llevar que pocos piden.

Artículos relacionados:

Marcial MaSHIT, Osmosexuales y un podcast OCIOso
Explorador del pasado: Federico Adolfo Solórzano Barreto
Podcasts: la radio para llevar que pocos piden (Parte V)


Deja un comentario