Los recicleshon tocan en el Festival Cultural de Mayo… sin saberlo

El sábado 11 de mayo, mientras Compagnie XY presentaba su espectáculo de acrobacia en la explanada de la Plaza Liberación, un grupo de adolescentes hacía lo propio en una de las esquinas del Palacio de Gobierno con música de tambora.

En el video vemos cómo Angélica Méndez, del staff del Festival Cultural de Mayo, les pide que se retiren e invita al público aglutinado en torno a estos músicos a que vea a los franceses realizar piruetas y estructuras humanas. ¿La respuesta del público? “¡déjenlos trabajar!” una de las frases con las que se ponen del lado de estos jóvenes. O niños: el más chico tiene 10 años y el más grande 16.

Con tubería PVC, mangueras, cubetas y tambos de cartón macizo, “Los recicleshon” —juego de palabras entre la palabra en inglés “recycle” y la tendencia mexicana a añadir el sufijo “shon” a palabras inglesas que desconoce— tocan banda mientras la gente se detiene algunos minutos a escucharlos y a recompensarlos con algunas monedas.

Los recicleshon tienen tres años tocando en este punto de la ciudad. No sabían nada al respecto de un Festival Cultural de Mayo. Algunos espectadores, como Salvador, le reclamaron a Angélica Méndez, que “cada quien su tema” y que “este es el ritmo de Guadalajara, lo de allá -señala hacia donde miembros de Compagnie XY vuelan- no me interesa”.

Angélica volvería otra vez para tratar de desalojar a los que tocaron “suavecito, suavecito”, a detener a un policía vial que pasaba para que hiciera algo, a “encargarse de que no vuelvan a tocar aquí”, pero sin éxito. Finalmente, decían algunas voces, que la calle es libre y ambos conciertos podían realizarse al mismo tiempo sin ningún problema.”Quizás haya un espectáculo pero no creo que afecte, estamos bastante lejos no creo que afecte, como para que nos estén diciendo que nos vayamos, ¿qué les afecta, la neta?”, señaló Alejandro Álvarez, a cargo de la tambora. O una porción de tambo de cartón cubierta con cinta canela.

Cuando oscureció,un señor de complexión robusta, camisa blanca y saco y pantalón negro, intentó acercarse al de los toms de cubeta cuando desmontaba su instrumento y escuchaba propuestas del tipo: “nosotros les ponemos instrumentos de verdad” de uno de los transeúntes. Al final, al ver que las personas no dejaban solo al músico, el interesado caminó por Liceo rumbo a la entrada principal del Palacio de Gobierno mientras que el adolescente caminó en dirección opuesta para reunirse con los demás, quienes ya lo esperaban en un taxi a espaldas de la Catedral.

Artículos relacionados:

Esto NO es radio 19 de noviembre: Algunas noticias buenas para el medio ambiente y más
El mito de la inspiración
Nevermind: huele a espíritu adolescente


Deja un comentario