En México hay millones de Gerardo Ortiz y otros millones que quieren ser él

Fotograma del video "fuiste mía", de Gerardo Ortiz

Fotograma del video “fuiste mía”, de Gerardo Ortiz


El éxito de Gerardo Ortiz no es de a grapa. En su video se engloban las razones por las que conecta con millones de méxicanos (¡en el momento que escribo esto el video en youtube lleva más de 18 millones de reproducciones!): él es feo, él es chaparro, él no tiene cuello. Él es como un mexicano cualquiera.

Y sabrá dios cómo le hizo pero ya tiene casa de cristal, coches que le presentan un verdadero conflicto sobre cuál le dará menos pendiente si lo quema con todo y la Kardashian regional que le puso el cuerno. Sin proponérselo, Gerardo Ortiz explica, para quien quiera verlo así, el país que somos: el poderoso mata a quien ya no le sirve, la policía llega tarde, y la culpa es de la víctima aunque no sea su culpa.

Fuera de nuestra caja de resonancia que son nuestras redes sociales, hay gente afuera que se ve reflejada en Gerardo Ortiz, que quiere una fracción de lo que es él, que hará hasta lo imposible por probar lo que se le ha dicho que importa en esta vida.

Y por supuesto que, para millones de Gerardos, las mujeres no entran en esas prioridades si no es bajo las condiciones que esos Gerardos impongan.

La petición en Change de bajar el video sirve para llamar la atención sobre algo que a muchos no les parece problema. Pero, así como caen capos de la droga y el narcotráfico sigue campante, pasará lo mismo con los Gerardos.
Y por supuesto, seguirá pasando con las Fuiste mías.

*Actualización: Volví a ver el video. El coche es del amante lampiño. Ofrezco una disculpa a quien se ofendió por el err…¡claro que no!

Artículos relacionados:

Esto NO es radio 26 de noviembre: Canciones para curar
Los tweets de un viernes antes de pasar a otra cosa
Los recicleshon tocan en el Festival Cultural de Mayo... sin saberlo


Deja un comentario