El paso, Nueva Venecia y El Charro de Toluquilla

No sé si veré más documentales en la edición 31 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, pero al menos tengo unas líneas sobre El Paso, Nueva Venecia y El Charro de Toluquilla

El paso

elpaso

“No, pues por eso soy un neurótico”, me respondió Everardo González, director de “El paso”, una película sobre reporteros mexicanos que se han tenido que exiliar en el extranjero. Mi pregunta era sobre cuál era su forma de procesar con las emociones que despierta registrar en video las reacciones de personas que están reviviendo historias dolorosas.

El paso cuenta la historia de dos reporteros que tuvieron que pedir asilo político a Estados Unidos y de cómo el entramado burocrático tiene a ambos -con todo y sus familias- en un limbo y lejos de su país. Lejos en cuestión de años o décadas para decidir si algún día volverán. Cerca, porque el país que no les garantizó seguridad laboral y cotidiana está a unos metros de distancia.

Nueva Venecia

Algo me dice que tengo que ver “Los reyes del pueblo que no existe”, de Betzabé García, para analizar estas dos películas en combo. Lo que sí puedo decir de esta co-producción colombiana-uruguaya-mexicana, es que es una estampa de realismo mágico sobre la capacidad humana de construir toda una existencia sobre el agua. Literalmente. ¿A quién se le ocurriría construir una cancha de fútbol en medio de una ciénaga?

El charro de Toluquilla

Mexicaneidad, masculinidad, personajes del cine de oro mexicano…y VIH. La vida de Jaime, un charro que se debate entre seguir en la búsqueda y satisfacción de su estilo de vida pedro infantesco; y la realidad: una hija, su primer divorcio y el cuidado diario que tiene que procurarse para seguir sano.

Artículos relacionados:

Tweets que se archivan hoy
Esto NO es radio especial de Bruce Lee
El cine que vi en enero 2015


Deja un comentario