El niño con el pijama de rayas


Foto: Espacioblog.com

Esta novela, escrita por el irlandés John Boyne, es la historia de Bruno, un niño de 9 años, cuya vida cambia abruptamente cuando sin previo aviso le “notifican” que tienen que cambiarse de casa por el trabajo de papá.
De pronto tiene que dejar atrás familiares, amigos y esa enorme casa que el gusta de explorar para asentarse en su nuevo y horrible hogar de Auschwitz. Si, bruno es alemán. Si, al niño de 9 años que parece de seis según las monstruosas amigas de su hermana, le tocó vivir en tiempos de la Segunda guerra mundial, donde la inocencia, virtud de corta vida en nuestros tiempos, se acerca de manera peligrosa al límite que la separa de la estupidez. Y aquí no sólo estoy hablando de Bruno. Ustedes lo descubrirán.
Narrada con un estilo jovial e incluso didáctico (a veces nos remite a la forma de pensar de un niño), El niño con el pijama de rayas se avisora en su primera mitad, como una novela prometedora (como también lo creen los estudios Miramax, que pronto sacarán un película basada en este libro) en la que Bruno cruzará la barrera de la imaginación para salir y olvidarse del horrible contexto en que le tocó vivir, y aquí es donde pueda entrar un sentimiento de decepción, pero no hacia el curso que sigue la historia, sino a que es precisamente ese despropósito, el de no llevarnos a mundos “irreales” donde recae su mayor fuerza: Bruno traspasa dos barreras, la que le permite jugar con un peculiar niño que se encuentra del otro lado, y por otro lado, la de la realidad.
Una sencilla historia que conmueve y conserva en estado perenne aquél sentir de millones de personas ocasionado por los delirios de grandeza de unas pocas.


2 Commentarios