De cuando me puse a pensar en el acoso I

18112015-ciudadybestia

Hace unos años le di ride a la prima de un amigo. Salimos del bar en donde habíamos celebrado a mi amigo y sucede que donde ella vivía no era rumbo de nadie de los presentes, por lo que me ofrecí a llevarla.

En el camino platicamos cosas mundanas. Lo que estudiaba ella, lo que hacía yo en ese momento, lo que le gustaba hacer y escuchar, lo que me gusta hacer y escuchar, etc. Como suelen ser las pláticas de aventón en las que el desconocido se hace poquito menos desconocido.

Cuando se bajó, noté que en su mano derecha traía un espray de pimienta en la mano con el dedo índice listo para apretar. Me quedé pensando que pudo haber hecho eso todo el camino. Que todo el camino pensó que yo podía hacerle algo.

El desazón me quedó unos días y mi postura fue de rechazo y de coraje hacia ella. ¿Cómo se le ocurre pensar que le iba a hacer algo si soy amigo de su primo y no un maldito extraño que acaba de conocer?

El problema es ese, que la mayor parte de las agresiones sexuales, son perpetradas por un conocido…

Artículos relacionados:

De cuando me puse a pensar en el acoso (parte 4 y final)
De cuando me puse a pensar en el acoso (III)
Amigo, ¿quieres cotorrear?


Deja un comentario